Make your own free website on Tripod.com

 

    Inicio     Reflexiones     Artículos     Recomendados  

 

 ¡Qué bueno que viniste!

 

Algo que debieran aprender muchas empresas que están en Internet es a gestionar correctamente su correo electrónico. Esta gestión va mucho más allá del simple manejo del programa (cliente) de correo electrónico. Implica considerar al remitente del mensaje como un cliente, real o potencial, y tratarlo como tal. Además, debiéramos alegrarnos de que alguien se interese por nuestra empresa, aunque sea para criticarnos.

Uno de los factores que más ha contribuido al desarrollo de Internet es la inmediatez. Internet funciona 24 horas al día durante los 365 días del año y, en ocasiones, a pesar del tan traído Efecto 2000, durante los 366.

El marketing es una cuestión de percepciones y quien envía un correo electrónico a la empresa es porque quiere que le contesten y, además, que lo hagan ya.

Evidentemente, pocas empresas trabajan las 24 horas del día y no debemos esperar una contestación inmediata de los correos electrónicos. Sin embargo, existen formas de "atender" a nuestros clientes mientras se elabora una respuesta adecuada a su consulta.

Una de estas formas son los llamados autorrespondedores. Estos sistemas funcionan de tal modo que, cuando se recibe un mensaje con unas determinadas características, emiten otro dirigido al remitente con un texto standard y de forma totalmente automática. Estos textos podría decir algo así como: "Muchas gracias por su consulta. Nuestros especialistas atenderán su petición inmediatamente".

Con un sistema de estas características conseguimos al menos dos objetivos: que el remitente sepa que su mensaje ha llegado y que perciba que es importante y que va a ser atendido. Por supuesto que luego "los especialistas" habrán de dar una respuesta concreta a la solicitud del remitente.

Me ha sucedido varias veces que, hablando con empresas que estaban estableciéndose en Internet, "los especialistas" me comentaban la carga de "trabajo extra" que les supondría, además de contestar a las llamadas de teléfono y a los faxes, responder a los correos electrónicos. En general, son empresas que consideran que un cliente es algo "molesto" y que no nos deja "trabajar" en paz.

Cuidemos las relaciones con nuestros clientes a través del correo electrónico. Les aseguro que es una de las herramientas de marketing más potentes.

 

 
e-Cicerón

 

©webStrategias, 1999. Todos los derechos reservados.