Make your own free website on Tripod.com

 

    Inicio     Reflexiones     Artículos     Recomendados  

 

 Patente de Corso

 

El pasado 7 de septiembre, la Oficina de Patentes de los Estados Unidos concedió el número de patente 5.948.061 a la compañía DoubleClick por su "Método de Suministrar, Seleccionar y Medir Publicidad en las Redes".

Si no fuera porque creo que las patentes no valen más que para engordar a los abogados en los costosísimos procesos de defensa de la Propiedad Industrial, me pondría a temblar.

Si le echamos un vistazo a la denominación de la patente advertiremos que tras ese circunloquio, se encuentra una de las esencias de Internet: el "banner". Sería aventurado por mi parte transmitir la idea de que lo que ha patentado DoubleClick es el tan denostado "banner"  (denostado por los anunciantes que ven en él una baja eficacia, denostado por los internautas que ven frenada su velocidad de conexión cada vez que aparece uno de estos artefactos en una página).

Si tener acceso al contenido total del documento de la patente, debemos presumir que ha sido otorgada al sistema DART, creado por esta firma, y que tan eficaz se muestra. ¿Quién no tiene una "cookie" de DoubleClick en su ordenador?

Pero, si la patente es más general, más "ambigua"..., alguien habrá patentado el "banner" y esto puede traer "cola". Supongamos que alguien patenta el "bit", esa dualidad que hace que el mundo tal como lo conocemos hoy funcione. ¿Se imagina a todos los que nos relacionamos con los ordenadores, o sea, TODOS, pagando royalties por el uso del "bit"?

Me temo que muchas empresas con igual dedicación que DoubleClick van a tener que conseguir una "patente de corso" para seguir trabajando o patentar sus propios sistemas que cumplen funciones similares al DART, apoyados en sus mayores o menores diferencias técnicas. Las oficinas de patentes engordarán y los abogados también.

Algo tendrán que decir los anunciantes, digo yo.

 

 
e-Cicerón

©webStrategias, 1999. Todos los derechos reservados.